Estamos en Castillazuelo, un pequeño pueblo de la provincia de Huesca, en el corazón del Somontano. Estamos a pocos minutos de Barbastro, la capital de nuestra comarca, donde tienes una amplia oferta de ocio, restauración y por supuesto shopping!

1. Historia de Castillazuelo

El territorio que hoy forma el término municipal de Castillazuelo fue habitado (en mayor o menor medida) por el hombre desde tiempos prehistóricos al igual que en época de íberos o romanos, como se desprende de algunos hallazgos.
Pero el origen de Castillazuelo está sin duda en el castillo que todavía, y enmascarados por reformas posteriores, conserva restos de la primitiva fortaleza medieval. Sillares con marcas de cantero, la base de una torre con planta cuadrangular y estructuras de una iglesia románica sobreviven como testigos de una época que vio nacer a este pueblo.
Reconquistado por Pedro I a finales del s. XI, fue dado en tenencia a un caballero llamado Barbatuerta, cuyos descendientes adoptaron el topónimo “Castellazol” como nombre de familia, llegando a ser de los linajes más ilustres en el Aragón de los ss. XII y XIII. Sus miembros aparecen con frecuencia como fedetarios en documentos reales, fueron tenentes de las ciudades más importantes del Aragón medieval, y ostentaron altos cargos en el gobierno del reino.
A partir del s. XIV pasó a ser lugar de señorío. Estuvo incluido en la baronía de Hoz, fueron sus dueños unos mercaderes genoveses, y perteneció durante dos siglos a la familia Luzán, entre otras vicisitudes.
Una fecha importante es la del 19 de marzo de 1531, día en que los entonces señores, Dª. Juana de Rocabertí, baronesa de Hoz y su marido D. Luis de Lacerda, otorgaron una escritura de nueva población de Santa María de La Puente o Castillazuelo el bajo. Mandaron construir 26 viviendas para acoger a los nuevos pobladores, ubicándolas al pie del castillo, al otro lado del río, emplazamiento que se corresponde con el actual Castillazuelo.

A vista de pájaro nos sorprende su singular estructura urbanística que traza una amplia plaza mayor, en su origen rectangular, por la que salen cuatro calles formando una perfecta cruz latina. En la misma plaza de Castillazuelo se encuentra la iglesia parroquial que fue construida en el siglo XVIII y nuestro hotel está literalmente incrustado en la misma iglesia. Tenemos varias estancias que están construidas entre los contrafuertes de la la iglesia.

2. Qué podemos ver en Castillazuelo:

Aunque nuestro pueblo es muy pequeñito, tenemos varias rutas senderistas que parten desde el mismo hotel. Disfrutarás realizándolas en cualquier época del año, especialmente si vienes acompañado de niños o de tu mascota. Además puedes vivir  una experiencia rural paseando por las huertas de nuestro pueblo, famosas en la provincia por sus hortalizas de calidad, con especial mención al tomate Rosa de Barbastro, que podrás comprar a los hortelanos en temporada y… degustar en los desayunos de Hotel La Abadía Somontano.

3. Visitas y excursiones a un paso:

Castillazuelo está en una ubicación fantástica para poder conocer la provincia de Huesca. A menos de 10 minutos tenemos la población de Alquezar, uno de los pueblos mas bonitos de España y del mundo, donde podrás realizar todo tipo de deportes de aventura como barranquismo, escalada…y si no eres tan aventurero te proponemos realizar las pasarelas por el Río Vero, son indispensables. Muy cerca de Alquezar, está Colungo, otro punto fuerte de nuestra comarca, en el se pueden visitar varias cuevas y abrigos con pinturas rupestres y La Sierra de Guara nos ofrece un amplio abanico de actividades al aire libre y deportes de aventura.

Además estamos a pocos kilómetros del Santuario de Torreciudad, de la Villa de Graus con su plaza única y digna de ser visitada, y del Templo Budista de Panillo. Tampoco queremos dejar de mencionar a otro de los pueblos más bonitos de España que tenemos a menos de 50 km: Ainsa!!!

Si eres un amante de la historia y el arte nuestro pueblo está incluido en el Parque Cultural del Río Vero, que cuenta con un patrimonio rico y variado. Destacan los numerosos elementos declarados Bien de Interés Cultural: el Castillo-Colegiata de Alquézar, la Catedral de Barbastro, la ermita de Nª Sra. de Treviño en Adahuesca o el santuario de Sta. Mª de Dulcis en Buera. A ello hay que sumar los conjuntos históricos de Alquézar y Barbastro.

Otros muchos elementos también sobresalen por su valor etnográfico y su perfecta integración en el paisaje. Es el caso de las iglesias parroquiales, ermitas, esconjuraderos, casetas de pastor, arnales, molinos, puentes, azudes, pozos de hielo, casas tradicionales…

El Patrimonio arqueológico, muestra de las etapas más antiguas, está representado desde la Prehistoria hasta el medievo: arte rupestre y yacimientos de hábitat prehistóricos, dólmenes, restos de los baños árabes de Barbastro, castillos y fortificaciones medievales, etc.

Y no queremos dejar de pasar por alto que estamos en plena DO Somontano y que las bodegas más emblemáticas de la denominación están a varios minutos de Hotel La Abadía Somontano: Enate, Pirineos, Viñas del Vero, Blecua, Lalanne…y si no te quieres mover de Castillazuelo en el mismo pueblo tenemos tres bodegas familiares que elaboran unos vino increibles: Bodega Ras Vals, Bodega Casa Paul que elabora vino ecológico y Bodegas Estada. Durante tu estancia en nuestro hotel podemos ayudarte a concertar visitas con cualquiera de ellas.

Podríamos estar una semana escribiendo sobre los lugares dignos de ser visitados que tenemos a un paso de nuestro hotel: El parque Nacional de de Ordesa y Monte Perdido, Valle de Pineta, Valle de Benasque…tenéis que venir a visitarnos y disfrutar de una experiencia rural e irrepetible.